Don Chisciotte

€ 14.00

pp. 160 formato 16x24

Anno 2019

ISBN 978-88-6032-506-8

Recreaciones Quijotescas en Europa

Condizioni di vendita

pp. 160 formato 16x24

Anno 2019

ISBN 9788860325259

Recreaciones Quijotescas en Europa

acquista su Casalini libri
Leggi l'anteprima

Gherardo Gherardi

Don Chisciotte

Tragicommedia in 5 atti

a cura di Guillermo Carrascón

Protagonista del teatro comercial italiano del periodo de entreguerras, bien como autor de éxito bien como director de la compañía experimental del Teatro Comunale de Bolonia, ciudad de la que era originario, Gherardo Gherardi, quizá también por su declarada simpatía por el fascismo, ha quedado relegado a una escasa notoriedad como guionista de películas entre las que destaca «Ladri di biciclette» (De Sica, 1948). Entre su abundante producción para las tablas, la tragicomedia en cinco cuadros Don Chisciotte, de la que aquí se presenta la traducción española junto al texto de la primera y única edición italiana (Florencia, Vallecchi, 1927), representa un hito por el dominio de la técnica dramática e intersemiótica y por su representatividad como primera adaptación italiana seria del siglo XX, primera en efecto de una larga serie de rendiciones escénicas en las que la novela de Cervantes y las figuras mitificadas de Don Quijote y Sancho Panza sirven como vehículo de las más variadas afirmaciones políticas, sociales o existenciales. Fuertemente imbuida por la lectura neorromántica e idealista unamuniana –en buena parte vigente aún hoy en día en el imaginario colectivo italiano–, la versión teatral del «Quijote» que lleva a cabo Gherardi consigue construir un eficaz resumen de una lectura de época de la novela, lectura a partir de la cual es posible establecer una conexión política de la obra con el quijotismo italiano auspiciado por Giovanni Papini. En su interpretación teatral, Gherardi sesga la figura del hidalgo manchego hacia una concepción de idealismo heroico y militante, que, sin llegar a una profesión de fe política tan clara como la suya, se sitúa seguramente en posiciones afines. El dramaturgo consigue, sin embargo, llevar a cabo una recreación dramática del personaje y de la fábula de la novela, politizada, sì, pero discretamente de manera tal que pudiese contar con la aceptación del público burgués, sin desvirtuar excesivamente a don Quijote y rodeándolo de una aureola atractiva y digna, es decir, rescatándolo de la suerte de figurón cómico que lo había afligido en las varias adaptaciones dramáticas precedentes, desde las obras de los sieneses Girolamo Gigli (1660-1722) o Giovanni Claudio Pasquini (1695-1763) hasta el «Don Chisciotte alle nozze di Gamaccio» (1830) de Ferrero y Mercadante. La maniobra retórica de convertir una figura vagamente conocida, más bien cómica, connotada por su locura y por sus empresas absurdas e imposibles, en vector de una aproximación ideológica tácita a posturas políticas contemporáneas, poniendo de relieve su afán de justicia y sus anhelos en pos de un ideal imposible, se pone en práctica en el texto teatral del «Don Chisciot­te» gherardiano con una dosis importante de savoir faire teatral por lo que la tragicomedia se constituye en testimonio significativo de las diversas y numerosas apropiaciones dramáticas de las que ha sido objeto la obra maestra de Cervantes durante el siglo XX italiano.